Medidas de seguridad básicas para soldadores

¡Bienvenido seas a otro post de nuestro blog oficial! El día de hoy hablaremos de un tema muy importante en el terreno de la construcción, específicamente relacionado con la soldadura. Cada una de las áreas laborales en las que se relaciona el ser humano tiene la necesidad de cumplir con ciertos reglamentos para garantizar la efectividad de cada una de las acciones llevadas a cabo durante la jornada, pero también para protegerlo de cualquier accidente sobre todo si trabaja bajo condiciones especiales.

En el campo de la soldadura las medidas de seguridad son vitales y van desde usar la ropa adecuada hasta manejar todo el equipo siguiendo varios protocolos de seguridad. Claramente es razonable que cuando alguien está iniciando su carrera tal vez no tenga demasiados conocimientos, por eso siempre se recomienda trabajar bajo la supervisión de un mentor con mayor experiencia. A veces, cuando ya llevamos años realizando ciertas prácticas pensamos que esos años de respaldo nos exentan de seguir las medidas de seguridad. Sin embargo, la indicación debe ser clara: llevemos unos meses o más de una década trabajando con soldaduras, siempre tiene que hacerse de la manera adecuada.

Es por eso que en este artículo nos dimos a la tarea de recopilar algunas de las medidas de seguridad más importantes que se deben tomar en cuenta al momento de trabajar con esta técnica sin importar el área de construcción en la que este se realice.

  1. Lo primero será despejar el área de trabajo y sólo acercar a nosotros las herramientas que se vayan a utilizar. Es importante limpiar muy bien la superficie en la que vamos a trabajar para evitar que se presente una reacción negativa entre los distintos elementos que vamos a utilizar durante la sesión.
  2. Al tener el espacio preparado se procede a la revisión del equipo, así como las conexiones eléctricas del soplete o cautín. Cuando trabajamos con soldadura lo más recomendable es siempre limpiar las puntas para que no queden residuos de las sustancias que puedan llegar a deteriorar el funcionamiento de las herramientas. Si notamos que alguna resistencia está en falso, cables pelados o problemas con los conectores, lo mejor será arreglar el desperfecto antes de realizar la soldadura. Siempre debemos tomar en cuenta la cantidad de energía eléctrica con la que funcionan estos aparatos.
  3. Aunque puede variar, el equipo básico está conformado por dos máscaras, una de mano y otra fija, guantes, pechera, tapones para los oídos y calzado para soldador. Si no se porta cada uno de estos accesorios no se debe permitir ninguna acción con el soplete.
  4. El número de personas que se encuentran en la zona de trabajo debe ser limitado y a menos que sea un asistente personal lo mejor es que se mantengan a cierta distancia, aun cuando se esté trabajando con estructuras pequeñas y uniones con cautín. Recordemos que para fundir la soldadura se necesitan temperaturas muy altas. Un movimiento espontaneo del soldador puede llegar a causar quemaduras severas si alguien se encuentra distraído cerca.
  5. Frecuentemente vemos talleres de soldaduras que se encuentran completamente cerrados, y es una de las prácticas que debemos prevenir. Si trabajamos en esta industria es porque conocemos perfectamente la naturaleza de algunos materiales y lo volátiles que pueden llegar a ser, por lo tanto es vital trabajar en espacios bien ventilados. Además, esta característica va a contribuir a que todas nuestras herramientas se conserven en buen estado.
  6. Como en todo establecimiento, por muy sencillo que este sea, debe contar con salidas de emergencia y al menos un extintor disponible para sofocar cualquier posible incendio. Recomendamos también añadir un botiquín con todos los aditamentos necesarios para otorgar primeros auxilios.
  7. A veces, por la presión de sacar el trabajo, muchos soldadores toman sus alimentos en la misma área, ni siquiera en el mismo cuarto donde se llevan a cabo las soldaduras. Hay que tomar en cuenta que manejamos distintas sustancias que si bien están controladas para no causar daño indirecto al organismo, si dejamos que se mezclen con los alimentos pueden ser realmente peligrosas. Como en cualquier otro trabajo, es muy importante lavarse las manos y el rostro antes y después de haber tomado los alimentos.
  8. Cada cierto tiempo, puede ser cada tres o seis meses, debe realizarse una revisión general del taller: funcionalidad de los conectores, estado físico de las herramientas de soldaduras, cantidad total de los insumos y limpieza general. Para evitar problemas de contaminación recomendamos tener un sistema sustentable de manejo para los desechos metálicos.
  9. La capacitación del personal como una práctica constante no sólo nos puede ayudar para mejorar la calidad de nuestro trabajo o expandir el número de clientes que atendemos, sino también para aprender los nuevos avances en equipos y las medidas de seguridad que su uso conlleva. En ese sentido, todos los miembros del taller (desde el aprendiz hasta el soldador más experimentado) debe mantenerse en constante actualización para mejorar sus habilidades operativas.

En lo que respecta al trabajo manual, sobre todo con herramientas delicadas, siempre habrá estrategias que nos mantengan protegidos y a pesar de la experiencia adquirida es importante irlas revisando para garantizar que se estén cumpliendo. El trabajo con las soldaduras puede ser muy noble, siempre y cuando se esté realizando de la manera adecuada.

Esperamos que este artículo haya sido de tu interés, te invitamos a seguir visitándonos en este espacio pues seguiremos compartiendo información de interés relacionada con los trabajos realizados con los metales para soldar y la recuperación de la chatarra. Para conocer más de nuestros servicios te invitamos a continuar explorando nuestra página.

¡Hasta la próxima!

Publicaciones recientes

Deja un comentario


*