Diferencias entra la soldadura de estaño y plomo

¡Bienvenido a otro artículo de nuestro blog oficial! Esperamos que tengas una semana muy productiva, nosotros seguimos trabajando con mucho esfuerzo para ofrecerte servicios de calidad, pero nos tomamos un tiempo para hablar de un tema muy interesante: ¿hay alguna diferencia entre la soldadura de estaño y plomo?

En todo sector laboral hay ciertos utensilios que preferimos sobre otros, ya sea por su practicidad o por que históricamente se han utilizado para tales fines. En este caso, cuando hablamos de soldaduras, ambos elementos se aplican en métodos de construcción desde hace mucho tiempo porque el mismo origen de los metales es bastante antiguo. Sin embargo, aunque no siempre se trata de cuál es el mejor, por cuestiones propias de su naturaleza siempre habrá algunos que son más adecuados para ciertos fines.

El día de hoy exploraremos cuáles son las características particulares de la soldadura que se aplica con estaño y de esta manera podremos en el futuro escoger la soldadura que realmente se ajuste a los proyectos en los que la vamos a aplicar. Primero comencemos este análisis revisando algunos puntos clave que caracterizan al estaño.

A este proceso de unión entre metales también se le conoce como soldadura blanda, esto porque el punto de fusión no es tan alto ya que siempre necesita a lo mucho 450 grados centígrados para alcanzar la consistencia necesaria y utilizarlo como material de unión. Debido a que es más fácil de manejar y la presentación de la misma es mucho más accesible (en hilos finos de estaño) se utiliza para la unión de piezas pequeñas que necesitan de herramientas minúsculas como el cautín de mano o soldador eléctrico. Esto también nos permite trabajar en superficies con curvaturas o rincones que no pueden ser alcanzados por las herramientas convencionales.

La soldadura de estaño también se puede clasificar según los materiales extras con los que esté combinada y que, por consecuencia, define algunas de sus aplicaciones. A continuación, te dejamos algunos ejemplos de estos casos:

  • Estaño con plomo. Esta es una de las aleaciones más utilizadas, pues como hemos mencionado, ambos metales son fundamentales en el sector industrial. Su utilización por lo tanto es general y se puede aplicar en casi todos los campos en donde se necesitan soldaduras.
  • Estaño con bismuto. La conductividad de ambos elementos los favorece para ser aplicados en uniones de circuitos y otras aplicaciones dentro de la fabricación, mantenimiento o reparación de aparatos electrónicos.
  • Estaño con plata. El segundo elemento goza de gran estabilidad y duración sin ser agresivo al unirse con otros elementos, por lo tanto, se utiliza en estructuras que trabajan con materiales delicados o que por su funcionamiento necesita de materias con gran resistencia a los flujos de energía.

Ahora, comparando los resultados que nos ofrece la soldadura aplicada con estaño o con plomo, en realidad no hay grandes diferencias. Como hemos comentado, se trata más bien de en qué momento es mejor aplicar tal elemento y eso es algo que sólo con la experiencia, práctica y trabajo diario del soldador podrá ir definiendo. Por ejemplo, un análisis muy sencillo ha arrojado que, en cuanto a economía, resistencia, control y flexibilidad, ambos tienen niveles muy elevados con muy poca variación entre sí.

Quizás, algo que las diferencie un poco son las atmósferas controladas. Se trata de un proceso dentro de la soldadura que se utiliza para prevenir colonias de óxidos en las uniones realizadas. La oxidación es un proceso natural de todos los metales, sin embargo, algunos son más resistentes que otros a ella y también puede presentarse si las condiciones climáticas no son las adecuadas.

Entonces, para aletargar el proceso y extender la vida utilitaria de nuestros elementos en lugar de realizar la convencional limpieza posterior a la soldadura, las uniones se sellan en una especie de hornos que contienen hidrogeno, nitrógeno o monóxido de carbono. Es importante saber que, si se opta por estos métodos, se debe trabajar con mucho cuidado y operado por personas que ya tengan experiencia con el proceso, pues se trabaja con gases que fuera de la atmósfera controlada, pueden llegar a resultar sumamente peligrosos.

Como se puede ver, en el caso de las soldaduras, tanto el estaño como el plomo seguirán trabajando de manera paralela y su elección dependerá de otras cuestiones un tanto más subjetivas como la preferencia del aplicador o cuál resulte más económica para un proyecto en particular. En Mecomsa encontrarás disponibles tanto la soldadura de estaño como la de plomo y si por alguna razón no te sientes tan seguro de cuál utilizar, nuestros asesores comerciales cuentan con la capacitación necesaria para recomendarte el producto que más necesites.

Antes de despedirnos queremos agradecer a nuestros clientes la confianza que han depositado en nosotros, eso nos motiva a mejorar cada día en nuestros procesos de compra, así como en la calidad de los productos y servicios que ponemos a tu alcance. Por otra parte, queremos confirmar que tanto para clientes de casa como potenciales hemos desarrollado una serie de canales de comunicación aparte de nuestras líneas telefónicas.

Nos referimos a nuestras redes sociales, pero también a este blog cuya principal función es la de aclarar dudas alrededor de los productos para función y unión de metales. No sólo compartimos información de nuestros servicios o compras especiales, sino cualquier dato que creamos útil para esta comunidad. Así que siéntete con la libertad de consultarlo cuando gustes y si hay algún tema en particular o tienes algún comentario sobre este espacio puedes hacernos llegar todos tus comentarios y sugerencias a nuestro correo electrónico.

¡Agradecemos mucho tu preferencia! ¡Seguiremos trabajando para ofrecerte el mejor servicio del país!

Publicaciones recientes

Deja un comentario


*