Conozca más sobre la soldadura

Saludos cordiales y cálidos a los que se toman la molestia de hacernos una visita en este blog de nuestra firma orgullosamente mexicana, Mecomsa (expertos en la compra, venta y reciclaje de de ferro aleaciones, metales y algunos no ferrosos) con el que buscamos  acercarnos a los sectores industriales y a todos los que requieran recursos metálicos de alta calidad.

Esta ocasión hemos colgado una entrada cuyo objeto será uno de los componentes más importantes para el ensamblado de partes y sin el cual sería muy difícil la elaboración final de una inmensa gama de productos metálicos, a saber, la soldadura.

Para ser más precisos, hablaremos sobre diversos aspectos en torno a la acción de soldar, su definición, su historia y su importancia para el sector industrial. Recuerde que si necesita material para soldar de la mejor calidad y a un precio razonable, acuda a expertos como nosotros, 28 años de experiencia en el negocio nos respaldan. Sin más que agregar, demos inicio a esta entrada que esperamos disfruten todos los que en este día nos complacen con su visita.

Definición:

Las soldaduras son uno de los materiales más usados y desarrollados en los últimos decenios. En nuestro siglo, se espera un notorio avance con respecto a los nuevos materiales para uso industrial que están saliendo al mercado, los cuales, implicarán desarrollos en materias de aporte y una creciente automatización de las técnicas y procesos de soldado. En México, las soldaduras cobran cada vez mayor relevancia en los procesos de construcción y mantenimiento, donde son indispensables para diversos sectores industriales, desde el metalúrgico, el inmobiliario, el minero hasta el referente a la creación de hidrocarburos.

Ahora bien, ¿cuál es la definición de ese componente del que hablamos en este texto? Se trata de un factor constitutivo que permite la unión, fijación y ensamble de dos o más partes de metal, las cuales, son comúnmente de materiales semejantes. Esta es sin duda  su característica principal, aunque cabe mencionar que las soldaduras se usan en diversas ocasiones para el enlace de plásticos. El calor en contacto con un material de aporte (como el estaño) y con las partes a soldar, se mezclan derivando en una sola pieza. Esto se da por cohesión en las llamadas soldaduras fuertes mientras que en las blandas se da por adhesión.

¿Cuál es la diferencia entre las soldaduras fuertes y las blandas? Las blandas son aquellas que tienen estaño como componente principal y que poseen un material de aporte con una resistencia y dureza menores a las de partes a ensamblar. Las fuertes se consiguen a través de un arco voltaico, es decir, con soldadura eléctrica; también se consiguen por métodos de soldado aluminotérmicos, exiacetilénicos y a presión.

Breve historia:

Pese a que las soldaduras (tal como hoy las conocemos) son consideradas técnicas propias de nuestra época moderna, sus orígenes se remontan desde tiempos muy antiguos. Por ejemplo, tanto los pueblos del mediterráneo como los egipcios de hace 3000 años aprendieron a realizar soldados por forja con el fin de enlazar componentes de bronce.

En Europa y la India, han sido encontrados diversos objetos procedentes de la época medieval que fueron soldados con metales como el hierro. Pese a cumplir la finalidad de ensamblar partes, estos métodos eran aún muy básicos, más no fue sino hasta la época decimonónica cuando se establecieron los fundamentos técnicos de las soldaduras que conocemos en la actualidad gracias a dos aportaciones de Sir Humphrey Davy, el gas acetileno y el arco eléctrico.

En pleno siglo XIX fue patentado el procedimiento de soldar con electrodos de carbono por Nikolai Benardos. En la última década del mencionado siglo, el estadounidense Charles Coffin consiguió la patente de soldaduras basadas en arcos con electrodos metálicos y E. Thomson consiguió soldar mediante resistencias. Cabe mencionar que en esa misma década fueron mezclados el gas natural con el hidrógeno, sin embargo, el oxiacetileno consiguió mayor aceptación pues producía valores térmicos más elevados.

Por último, es menester mencionar que los métodos de soldadura por resistencia, por oxiacetileno y por arco eléctrico son los más populares en nuestro tiempo, cada uno de los cuales brindan diferentes soluciones dependiendo del material de aporte y las partes a soldar.

Importancia para las industrias:

En las empresas dedicadas a la confección son indispensables las soldaduras. Aunque muchos las conocen por su versatilidad en la fabricación de aceros, han sabido desplazarse a otras industrias en las que son ya procesos indispensables, por ejemplo, la industria mecánica, la minera, las constructoras, las aeronáuticas, etcétera.

Si no fuese por los métodos de soldadura en las operaciones industriales, no contaríamos con objetos básicos que nos acompañan en nuestra cotidianeidad, por ejemplo: las escaleras, sillas y muebles de metal; los marcos de las ventanas y las puertas; las piezas ensambladas de los automóviles, motos y bicicletas; las estufas; los muebles de baño, estanterías; las maquinarias pesadas para la producción.

Las soldaduras brindan uniones permanentes o al menos muy difíciles de desensamblar. Esto es gracias a los materiales de aporte que permiten a las partes congregarse en una sola pieza. Los residuos dejados después de soldar son mínimos y no degradan la estética de los productos ni su valor.

Además, los costos de manejo son menores, lo cual resulta muy útil para generar grandes producciones y ensambles sin invertir demasiado. Se trata sin duda, de la alternativa más viable para aquellas empresas que trabajan con metales, por tal motivo, se ha convertido en estándar dentro de las dinámicas de la industria moderna.

Esperamos que esta entrada haya sido amena, por ahora nos despedimos no sin antes invitarlos para que nos contacten si desean comprar o vender soldadura entre otros metales y aleaciones. ¡Hasta la próxima entrada de este su blog!

Publicaciones recientes